Argentina: Ledesma y el familiar


Argentina: Ledesma y el familiar

ARGENTINA… VILTIPOCO10000: JULIO 29 DE 2012…

xFernando J. Rodríguez
Marcha
27 Julio de 2012

Mientras se lleva a cabo el juicio que tiene como imputado al dueño del ingenio Ledesma, Carlos Pedro Blaquier 30 mil personas se movilizaron para recordar y exigir justicia a 36 años de la noche de “El apagón” en Libertador General San Martín.

Propiedad de la familia Blaquier, la empresa Ledesma, fundada hace más de cien años, es considerada el segundo empleador en Jujuy y el más grande ingenio azucarero del mundo. Su coherencia y transversalidad se manifiesta en la explotación, precarización y represión de los trabajadores sostenida durante un siglo de azúcar.

Cada 26 de julio, en Libertador General San Martín, se recuerda su participación en el secuestro de 400 obreros, maestros, amas de casa y estudiantes durante la noche conocida como “El apagón”.

En Jujuy, un solo objeto pudo ser secuestrado al fantasma de la dictadura. Se trata de un cuaderno de 300 fojas que informa acerca de los dirigentes sociales, gremiales, políticos y activistas que participaron de la marcha del apagón en el 2005. La empresa encargada de la inteligencia y sistematización, World Division, de Estados Unidos, realizó el prolijo encargo para Carlos Pedro Blaquier. En aquel entonces era gobernador, igual que ahora, Eduardo Fellner.

La noche del 26 de julio de 1976, mientras la ciudad se quedaba a oscuras, policías, gendarmes y capataces de la empresa Ledesma, allanaron y saquearon viviendas en Libertador San Martín y Colilegua. En vehículos de la empresa se trasladaron más de 400 trabajadores, estudiantes y profesionales a galpones de mantenimiento del ingenio azucarero. Algunos permanecieron días, otros meses, atados, encapuchados y torturados. De las 400, treinta y dos personas dejarían por siempre de ver la luz.

Existe en Ledesma la leyenda de “el familiar”, un ser oscuro y asesino producto de un pacto siempre firmado entre un patrón y fuerzas del más allá.

Como un títere de los patrones, el familiar fue utilizado como recurso del miedo.

Cuando en las fábricas se producían los recurrentes apagones, los trabajadores se amontonaban seguros de que se haría presente el -para los pobladores- nada mitológico animal. Al otro día siempre faltaba alguien y sus ropas eran encontradas con sangre en algún cañaveral. Quien se llevaba era un trabajador que reclamaba por mejoras salariales o protestaba por la violación de algún derecho, entre otros malestares. La justificación de parte de los compañeros desaparecidos se fundamentaba en el necesario bienestar de la empresa por el que debía ser sacrificado alguno de los trabajadores. 
 
Cuando una empresa se vuelve dueña de un pueblo, ocurre lo sucedido en Libertador General San Martín, más conocido como Ledesma.

El tamaño del ingenio logró que con el tiempo Libertador General San Martín deje de ser nombrado  y comenzara a hablarse de Ledesma. 

Y de Ledesma desapareció el intendente Luis Arédes, marido de Olga Arédes.

El calibre del poder de Carlos Pedro Blaquier se dimensiona al considerar dicha desaparición, más allá de los 1500 millones de pesos anuales que  factura el complejo agroindustrial. El mismo emplea a 7 mil trabajadores con bajos salarios en una zona donde el 85% es pobre.  A pesar del 40% de desocupación, en la actualidad el ingenio triplicó su producción de azúcar, alcohol, celulosa, papel, frutas, jugos e incorporó la elaboración de agrocombustibles.

Los trabajadores del ingenio respiran a diario cloro, soda cáustica y ácido sulfúrico y los habitantes de Libertador General San Martín, inhalan el polvo del bagazo que se desprende de la producción de la caña de azúcar y el papel; el mismo produce cáncer pulmonar, asma, tuberculosis, alergias en la piel, leucemia, náuseas y diarrea. Debido a la contaminación que genera sumado a la ausencia de controles, los 76 mil habitantes de la zona sufren dolencias crónicas y tienen serios riesgos de contraer enfermedades mortales.

Libertador General San Martín es un pueblo hijo de un padre golpeador.

“Existen hombres y mujeres que tienen dueño, sus palabras, sus creencias, su trabajo no es de ellos. Ledesma es el gran padre, es el que da la vida, es el que da el trabajo y es el que da la muerte. El pueblo depende de él, es muy difícil militar contra Ledesma, por eso es realmente importante lo que ha sembrado Olga” cuenta su amiga María Adela Antokoletz.

“En sus inicios las marchas en General San Martín no superaban las 28 personas. La gendarmería está dentro de predio particular del ingenio además de afuera, tienen gendarmes a su disposición y son torturadores, lo han sido y lo reconocen en la película Sol de noche. La historia de Olga y Luis, producida por Eduardo Aliberti. Esto hace pensar acerca de cuál es la responsabilidad de las grandes empresas en la época de la represión. Olga perseveró hasta el final en los momentos en que otras madres abandonaban, ella intentaba que se recordara quienes eran los responsables de las desapariciones" agrega.
 
Con el paso de los años, las marchas en Ledesma crecieron con el apoyo del Centro Acción Popular Olga Márquez Arédes (CAPOMA). “La siembra la realizó Olga Arédes, esposa del médico que trabajó en el ingenio y fue despedido por la cantidad de medicamentos que proporcionaba a los hijos de los trabajadores de la caña de azúcar, antes de ser intendente”, indica Sofía Murphy, madre de Plaza de Mayo. 

Olga Arédes moriría a causa de un carcinoma pulmonar originado según sus médicos por una bagazosis, enfermedad respiratoria que produce el bagazo, el residuo de la caña de azúcar. Por este motivo el juicio que se realizó no es penal sino administrativo y la reparación se solicita en nombre de la comunidad en su conjunto. La denuncia llegó al primer tribunal de Jujuy conformado por cuatro ministros; el cuarto de ellos era Héctor Tizón, escritor, además de juez y ex exiliado. Tizón defendió el recurso fundamentado en el principio de la probabilidad, esto significa que no es posible que la justicia abale la contaminación de un pueblo para después comprobarlo sino que debe evitarla. “El recurso se perdió porque los otros tres jueces estaban en contra. La corte no lo consideró amparada en el artículo 280 del código procesal, civil y comercial, un código de tradición conservadora donde la corte como miembro del poder judicial puede rechazar cualquier recurso sin necesidad de argumentar a la sociedad civil”, asegura el abogado Pablo Haddad.

En la mañana de ayer, 26 de julio de 2012, en una jornada realizada en la Escuela Normal, Pérez Esquivel sostuvo “que los derechos humanos no pertenecen a ningún gobierno sino al pueblo que los lleva adelante”.

Cerca de 30 mil personas participaron de la marcha que comenzó a las 15hs. desde Calilegua a Libertador General San Martín. Un número inusitado si se considera el miedo infundado en los últimos días por los medios de comunicación acerca de la realización de una “contramarcha” en apoyo a Blaquier.

Nunca visto en aniversarios precedentes, el número se vio incluso fortalecido a pesar de las reiteradas intimidaciones. Varias personas fueron apedreadas en la noche del miércoles en señal de amenaza. Pero Libertador General San Martín ha comenzado a interrogarse sobre su identidad en Ledesma, el lugar donde aún se encuentra vivo en la memoria y el cuerpo de sus habitantes el monstruo de “el familiar”.

Fuente: http://www.marcha.org.ar/1/index.php/nacionales/96-ddhh/1697-ledesma-y-el-familiar





Waldo Darío Gutiérrez Burgos
Descendiente del Pueblo Uquía – Omaguaca
Director de  ‘CER-OMAGUACA’, ‘OBNU’ y ‘ARGOS IS-INTERNACIONAL’
…"La educación y la instrucción no consisten en rellenar la mente de ideas ajenas, sino en estimularla para que produzca sus propias ideas"…

Comentarios